lunes, 22 de enero de 2018

LA ESTRATEGIA DE UN DOLOR DE MUELAS

Escribe mi maestro Luis Pancorbo sobre el asunto catalán http://luispancorbo.blogspot.com.es/2018/01/el-ano-del-cansancio.html  y yo me reconozco hastiado, renuente, como quien se quiere olvidar de un dolor de muelas, a ver si desapareciera  espontáneamente. Para que no me lo mienten, huyo de las noticias.

Creo que los independentistas renuncian al gobierno y a los problemas de la gente catalana, y  han elegido ser un dolor de muelas para España, confiados en que, por no aguantarlos, consentiremos la extracción de la pieza, por dolorosa que sea.  Es, a veces, lo más inteligente la extracción, y también es la solución clásica. Pero es una opción caduca en el siglo XXI, y muy arriesgada, en cualquier caso.
Se puede intentar limar la caries y poner un empaste. Aunque no es conveniente cuando el mal ha llegado a la raíz, pero se intenta, se hace (a los dentistas no les gusta que les llamen sacamuelas). La muela ya no saldrá intacta. (Guardaba yo mi primera muela con un empaste de amalgama inseparable).
También existe, contra el dolor de muelas, la estrategia de los analgésicos, quizá estemos o hayamos estado en ella, aunque no lo arreglamos, es pan para hoy, una opción incorrecta; especialmente cuando el dolor es escandaloso.
Existe una solución radical. Se llama endodoncia, o desvitalización; matar el nervio también se llama. (Yo, una vez que lo intenté, me dijeron que no era factible porque estaba todo demasiado mal para intentarlo y solo cabía la extracción. Escribí de ella. Fue muy dolorosa y pesada, con infección incluída y mucho antibiótico tomado) No sé si en Cataluña estamos en esto auqnque su economía sí está matando al nervio, poco a poco.

La mejor solución es un implante. Es la más cara, requiere previa extracción  y preparación. Y se rellena con un tornillo de titanio que sujetará una muela de creámica. Yo estoy muy contento con las que hicieron en el hueco de mis muelas. Pero trasladarlo al caso catalán sugiere un cambio en el "cuerpo electoral". Esto tiene que ver con loa inmigrantes que van obteniendo la nacionalidad y con los nuevos votantes , en general.
¿Cuál será en el futuro el nuevo cuerpo electoral?

En cualquier caso los desplantes, el dolor, las rabias las rabietas, el desgobierno, a quienes más perjudican es a los que viven en Cataluña, que parecen atrapados en un bucle. A mí me basta con cambiar de cadena de televisión o tener el dial en Radio Clásica. Lo siento, pero no quiero dolores.

jueves, 11 de enero de 2018

ENTRESIJOS UN POCO ESQUIZOFRÉNICOS

Se suelen ver, porque hay demanda mundial y porque los tratan de hacer entretenidos, decenas de documentales de Hitler y toda su caterva nazi. Abusan. Si uno quiere tropezar con ellos podrá saber la vida de su amante, Eva Braun, de su médico-camello de cabecera -ahora no me acuerdo de su nombre-, hasta de su perro también envenenado en el famoso bunker de "El Hundimiento", el ocultismo,  las construcciones nazis, los planes urbanísticos de Albert Speer...

Sin embargo los españoles tenemos a mano a alguien mucho más peculiar, que resistió en el puesto de mando hasta la muerte, se dice el tópico de que gobernó cuarenta años, pero en Madrid, por ejemplo, lo hizo durante 36, (en Ávila 39) como un abuelete jubilado con sus zapatillas de estar en casa, jugando en el gobierno a ser árbitro y a marcar goles, pero sobre todo cazando y pescando, parece que de lo que más le gustaba era recibir adulaciones por sus habilidades cinegéticas. También acostumbraba a ponerse un traje blanco de marinero con gorra se plato y presumir mucho de que había levantado la economía española, cuando fue su guerra preventiva la que la arruinó tan gravemente.

Encontré este interesante libro de seiscientas páginas y bastantes fotos,  -debió ser un éxito en el año 1976- y  me alegro de estar leyéndolo. Es el diario de su primo y asistente dispuesto para que se publicara cuando hubieran muerto los dos. Y los dos murieron en 1975. Este Francisco Franco confiesa admirar al dictador que le "robó" el nombre y el primer apellido, pero también se queja constantemente de que Bahamonde no le hace caso, que no le reconoce ni le agradece nada, aunque siempre trata de contarle chismes, llevarle anónimos, y también alguna cosa importante, que su primo Paco solía saber ya.
Sí. Es interesante saber lo que pensaba. Creo que el dictador Franco era un acomplejado contrariado: no le admitieron en la Marina porque en el año 98 los americanos nos destruyeron la flota de guerra y salían muy pocas plazas para los casi inexistentes barcos. Después, en la academia militar del ejército de tierra, le llamaban Paca la Culona, por su aspecto y "Cerillita" por su voz atiplada y parece que tampoco no tuvo un expediente brillante en la citada academia militar.
No sé si era bueno o malo con las matemáticas pero de la lectura del libro se desprende que estaba un poco obsesionado con ellas,  aunque no tanto como con la masonería donde creo que quiso entrar pero no le admitieron. Su despecho es legendario, no creo que haya nadie en el mundo que haya manifestado más odio por esa sociedad secreta.
Franco era gallego, alguien como que quiere estar pero que no le comprometan, y en este libro así se manifiesta, se queja de lo que los demás hacen cuando está claro que manda él y que  en ningún momento quiso abrir el juego. Machaconamente dice que no quiere al hijo de Alfonso trece porque es liberal y traerá a los comunistas. (Y para eso no ha ganado él una guerra)
Respecto a su relación con la política quiso, en su día, en la República; pero no sacó votos suficientes para ser diputado por la CEDA Confederación Española de Derechas Autónomas; sin embargo su hermano Ramón, aviador pionero que llegó a Argentina por avión desde Europa, sí fue diputado, presentándose  nada menos que por Esquerra Republicana de Cataluña y por el partido Revolucionario Republicano.
Pero Francisco Franco Bahamonde terminó siendo Caudillo de España por la G. de Dios. Todavía tenemos los españoles millones de pesetas, en casa de mis padres puede que haya cuarenta o cincuenta monedas todavía que nunca se gastaron, ni se cambiaron. Ahí están.
Voy a copiar unos fragmentos de este libro. En letra normal aparece lo que escribe el autor, y en cursiva lo que responde Franco:

"Hablamos finalmente del revuelo que ha ocasionado en nuestro pueblo natal El Ferrol del Caudillo, la notica de que el alcalde pretende convertir la única zona que hay de paseo con gran arbolado y jardines en edificaciones. Esta zona la dio la Marina par paseo y jardines. Franco me dice:
No estoy conforme con el alcalde y no comprendo que pudiendo construir en el ensanche de El Ferrol , se le ocurra suprimír lo único que el pueblo dispone para paseo y sitio de jugar los niños. No estoy conforme y no me explico de dónde saca Camilo estos alcaldes y gobernadores que pone." Pag. 416

Franco ponía y quitaba a los ministros: este ministro de la Gobernación era Camilo Alonso Vega, un general.

Cuando leí esto también me sorprendió porque hasta los 80-90 no se hizo esto que supuestamente quería y no podía Franco en el año 64
"he expuesto constantemente a los diferentes ministros del Ejército mis ideas que tú ya conoces por habérmelas oído muchas veces. (...) Es necesario tener un ejército instruido y bien dotado. Soy contrario a los cuarteles en el centro de las poblaciones. El Ejército debe ser instruido en los campamentos situados adecuadamente a varios kilómetros de las poblaciones en un periodo de tiempo que no pase de un año.  Pag 417
Al principio la mili era de 3 años, luego fue bajando, en 1982 que entraron los socialistas todavía se estaba 13 meses, la mayor parte perdiendo el tiempo, haciendo vida cuartelaria y trabajitos para los oficiales. Un secuestro legal de todos los varones jóvenes declarados útiles para el servicio. Cuántos meses perdidos porque al dictador le daba pereza acometer esa reforma y la inercia hizo que nadie la hiciera, ¡Cuánto sufrimiento, cuántos meses perdidos!
Por otra parte las ciudades tenían uno o varios cuarteles, como ciudadelas centros del poder militar, yo recuerdo que me atreví a pasar por el de Ávila, que estaba cerca de mi casa, el mismísimo 23 de febrero de 1981, cuando el golpe militar.
No obstante Franco a veces muestra su lado práctico:
"He vuelto a recibir más protestas de exiliados cubanos en Miami contra Franco por mantener relaciones comerciales con Cuba. Me mandan varios periódicos en los que se ataca directamente al Caudillo y entre otras cosas dicen: Fidel Castro mantiene en Cuba como instructores de espías guerrilleros y perturbadores de todas clases, a esbirros como Vayo y Líster que combatieron a la España actual con las armas en la mano y hoy la siguen combatiendo con la intriga. Recibió a la Pasionaria con los más altos honores y mantiene como huésped distinguido al secretario general del Partido Comunistas español, Santiago Carrillo, quien comparece en programas de televisión y radio para denostar al régimen español y a Franco. Me dice:
Los cubanos que están en el exilio no tiene en cuenta que hay muchos españoles que se ven obligados por diferentes razones a permanecer en Cuba; y que incluso hay una enormidad de compatriotas de los exiliados que necesitan que España les ayude y defienda. Cumplimos que esa obligación moral y hacemos cuanto podemos; sin ese pequeño comercio no podríamos hacer nada. Hoy se nos escucha, y estudian nuestras reclamaciones, lo que beneficia a los que no tuvieron la suerte de poder salir de aquel infierno. Las cosas no se pueden mirar tan egoístamente; si tienen importancia los que luchan en el exilio por la independencia de su Patria, a mi juicio la tienen más los que en la Cuba mártir tiene que sufrir la tiranía de un gobierno implacable que no cesa de hostilizarles de diversos modos. No rompiendo con ellos , se nos escucha, y en muchas ocasiones hemos conseguido la salida de españoles y cubanos, lo que no hubiera sido factible con la retirada de aquel país.

Es algo curioso que en Cuba se declararan tres días de luto oficial a la muerte de Franco. Es que esto de los dictadores es muy curioso.
  

jueves, 4 de enero de 2018

Escuchar a los que saben.

Inmediatamente se me viene a la mente lo del "despotismo ilustrado" frente a la democracia. Ciertamente el mundo ¿se debe gobernar por las decisiones de la mayoría o por las reflexiones de los sabios? ¿quién dice quiénes son los sabios? ¿no es posible "comprar" sabios a la carta para que decidan lo que conviene a algunos?

Todo es posible y siempre hay que estar en guardia; pero realmente, para saber, es necesario que a uno le eduquen previamente. En educar está la partícula duc que debe ser algo así como gobernar -el "Duce" era Mussolini, pero no hay que ponerse así-. La educación, primero coercitiva, es necesaria: A un niño o a cualquiera que no sabe porque no tiene experiencia ni ha reflexionado ni estudiado, hay que obligarle, conducirle: para que aproveche la luz solar y no se quede en la cama, para que coma verduras y frutas y no dulces, para que se lave los dientes después de comer, para que se sienta adecuadamente y no tome malas posturas y para que aprenda a ahorrar y a abstenerse de los placeres inmediatos... No voy a seguir enumerando.

Las redes sociales (lo dice mucha gente y se está viendo) fomentan el populismo, la mala educación, la comodidad y la satisfacción inmediata de los placeres. La buena educación es algo a medio o a largo plazo, son ideas que hay que construir, que no se explican de un plumazo, pero en las redes sociales muchas veces un exabrupto rompedor vale más que un párrafo argumentado. (Obtiene más "megusta" por lo menos)

La vida es larga, la historia es larguísima y la evolución de la biología o de la geología es tan larga que no podemos imaginarla sin entrenamiento para ello. Sabemos de gentes que, desde que los griegos decidieron sacar a dios de las explicaciones de la realidad, llevan muchos años desentrañando los porqués, haciendo ciencia de base y aplicándola.Pero hoy por internet puede alguien con un exabrupto gracioso o machacón negar o afirmar un trabajo de siglos de experimentación, y como lo hace en estas redes donde la opinión de todos es igual, encontrará gente (siempre hay mucha gente pa tó)  que le siga, por comodidad, porque una solución fácil entra mejor, se entiende inmediatamente, especialmente por quien no ha sido entrenado para pensar y por tanto adolece de pereza mental.

Aunque lo ha pretendido, no es el hombre más rico del mundo Donald Trump, pero sí el que tiene el botón nuclear más grande. Creo que cualquier persona sensata y educada hoy día cuatro de enero de 2018, debe pensar que fue un error del populismo, que a alguien tan jactancioso e irreflexivo le hayan dado ese poder de destrucción universal.


La solución vendrá de escuchar a los que saben. Que el estado, un organismo responsable, colegiado, se encargue de enseñar, de introducir anticuerpos en el tejido social para que las gentes ya no solo aprendan sino que sepan detectar el fraude del populismo, para que se llegue por el pueblo más popular a la verdad, a valores sólidos, que los hay en la ciencia: no abusar de los antibióticos, no destruir países y regímenes sin transición, no tirar toallitas de plástico a los inodoros, respetar el descanso, la biodiversidad, ahorrar energía aunque podamos pagarla... tampoco voy a seguir enumerando.
El fomento de la fortaleza de una televisión pública que expanda el conocimiento responsable y enriquezca la sabiduría de los países. Edificar con cimientos ¿tiene algo que ver con conocimiento? Porque dejarse acariciar por mentiras convenientes siempre va a ser lo más cómodo.

Antes los medios de comunicación tenían un editor, alguien que debía responder de lo que dijera, ante los sabios, ante los jueces.
Hoy todo se ejecuta anónimamente, escondiendo la mano. Como los chistes, como los bulos, como la conspiranoia, o las medias verdades para captar inocentes. Y ahora se puede hacer en pocos segundos, basta con lanzarlo, lo más multiplicado que se pueda, que se puede. Antes era obligatorio reflexionar y pasar varios filtros responsables de una reflexión cualificada. Y mucho me temo que la mayoría de los lanzadores de ahora no son espontáneos. Pueden obedecer a intereses bien oscuros, porque son rentables, ya que la gente ineducada es más manipulable, la cizaña crece más fácilmente en sus campos, que en los de la gente educada los postulados contrastados de la ciencia (que por método dudan/escardan más)

¡Estamos buenos! si las nuevas generaciones se van a educar mayoritariamente con los teléfonos móviles conectados a internet. Solo un estado fuerte, muy fuerte, sabio y coherente, puede salvarnos de esta deriva.

miércoles, 3 de enero de 2018

Multas educativas (Siempre es por unos pocos).

Pero también es que en España no hay mucha gente que se atreva a afear las conductas incívicas, frente a frente, defender derechos de ciudadano o comprometerse, denunciar y firmar la denuncia. Y pagamos todos; vaya si pagamos. Lo he dicho en mi artículo anterior, es imposible dormir la primera hora del año: hay fuegos artificiales y petardos por doquier, cuando el ritmo de la vida, el de la luz natural, ya se ha marchado desde las seis de la tarde. Muchas personas no desean celebrar la primera noche del año, están enfermos, son niños o, simplemente tienen sueño, y les corresponde el derecho a descansar en esa plena hora de la noche.
Pues no. Resulta que hay una minoría de personas que deciden gastarse su dinero en contaminar los municipios con olor a pólvora y, todavía más, nuestro espacio público auditivo con esas tracas y esas violentas explosiones.
Seguro que la mayoría absoluta maldice esas "expresiones de alegría" pero nadie se atreve a afrontarlas y a poner "pie en pared". Como resultado: cada año más.




El pasado jueves decidí (ya que iba yo solo) montar en un autobús interurbano a ver a mis padres. Es horrible lo que se siente al pasar las elevaciones urbanas; el conductor frena y trata de pasarlos lo mejor posible, pero es algo que incomoda y molesta a los pasajeros y, cuando están dormidos, los despierta. Ahora sucede ya en muchos pueblos que tienen travesía. Pero yo he visto que, de verdad, hay muy pocos vándalos que crucen a setenta u ochenta por hora por un pueblo o ciudad. La mayoría lo respetamos pero, como hay unos cuantos que no..., nos jodemos todos.
No es justo, es una gran pérdida, en todos los vehículos se fuerzan los amortiguadores, los frenos, el embrague para cambiar, a veces se "cascan" las luces. Ojalá fueran las de los pecadores, pero se nos perjudica a los justos. Esta foto la tomé en Sorihuela, que era el último pueblo que faltaba por poner estas elevaciones, antes lo hicieron Puente del Congosto y Santibáñez de Béjar. Me imagino que ningún alcalde, no quieren ser menos, a la hora de defender la integridad física de sus, además cada vez más escasos, peatones y ahora el viaje aparece con nuevos sobresaltos.

Nos falta policía recaudadora, que es la única educadora. Alguna gente se queja de que los ponen para "sacar dinero" Pues no es malo "sacar dinero", además son puestos de trabajo que, porque se autofinancian, salen gratis a los poderes públicos. Y educan individualizadamente. Con el montículo indiscriminado no educan a nadie.

Yo voy andando a mi trabajo entre los pueblos de Béjar y Candelario, un buen día decidí recoger sistemáticamente  las latas y botellas que tiran algunos conductores a las cunetas. Sí, a mi me cuesta llevarlas de la mano andando un par de kilómetros, pero me cuesta más trabajo verlas desidiosamente todos los días.
Lo que pienso es que alguien que tira su lata o botella en su viaje cotidiano en coche, en lugares donde no hay un ciudadano como yo, no se da cuenta que su acción le perjudica, que todos los días tiene que ver sus latas de cerveza, porque la tierra no se las come, durante seis meses que es lo que suele tardar la Diputación de Salamanca en mandar una brigada de operarios a recoger esta basura de las cunetas).
Pero peor es que el resto de ciudadanos, que no tira nada también tiene que soportar esa fea visión.
Multas educativas y déjennos en paz a los cumplidores.

domingo, 31 de diciembre de 2017

Con el año recién estrenado...

Oyendo estúpidos petardos (que no hacen nada más que para molestar, no alegran, los que los tiran son insociables, no comunican nada, no ligan) hago vigilia esperando que pase el tiempo que he dado a mi hija para que vuelva en su primera noche de año nuevo.
Hoy es un día triste para todos los padres de España porque apareció el cuerpo de una chica rica, cuyo nombre nos habíamos aprendido, llamada Diana Quer, que hoy sabemos  que tuvo la mala suerte de encontrarse con un depredador sexual que la intentó violar, la mató y arrojó a un pozo. Como su familia era de clase alta, el caso se mantuvo vivo por las televisiones, con sucias especulaciones, que al cabo ayudaron a que no muriera en la atención del público, pero que ahora se revelan vergonzosas, apestosas, escarnecedoras.
Un padre y una madre amputados para siempre de su hija adolescente que salió a divertirse y ellos se lo permitieron porque no fuera menos que los demás chicos y chicas de su edad, como he hecho yo hoy.
No es un buen día, pero la libertad es así: vivimos en un país bastante seguro, nosotros estamos en una pequeña localidad de menos de 15.000 habitantes que más o menos se conocen y es razonable permitir esas expansiones de la juventud. Creo que es más razonable más que prohibirlas, todos hemos sido jóvenes, y, realmente es el momento. Ya me queda menos tiempo para abrigarme y salir a buscarla.
Que tengamos todos feliz año.

jueves, 28 de diciembre de 2017

Cumpleaños/caducidad

No sé si es por lo comunitario que soy en la mayor parte de las facetas de mi vida: (escribo para la gente, recojo basuras que algunos tiran en el campo por bien de la naturaleza y el paisaje, me conduelo de los dolores ajenos...) por lo que para mí mi cumpleaños es el día de fin de año, que es un poco, el de todos.
Ahí, supongo que influido por la televisión que hacía programas con recapitulaciones de los acontecimientos, es donde siento un año más que se va, o que tengo vivido, o que he vuelto a cumplir. La tarde del 31 de diciembre me gusta reflexionarla seriamente, repasarla para saberme la página.
Ahora desde que cumplí personalmente medio siglo siento que ha empezado la ancianidad, la impotencia, el miedo a los ruidos internos. Soy diabético tipo B, aunque solo tomo pastillas y está todo bastante controlado, siento mi páncreas en vilo, de manera que, cuando me paso de comer, aunque sea las naranjas que me apasionan, temo hacerle daño y que ese órgano tan fundamental empiece a hocicar de manera irreversible. Hay otros ruidos y temores aunque nunca me he creído hipocondríaco.
Haciendo paredes de mi huerto me agarró una tendinitis en el codo derecho y, aunque no suele darme guerra permanente, como he tenido algunas réplicas, procuro coger (si me es posible) las cosas pesadas con la izquierda y cuando sé que voy a trabajar duro me pongo mi codera, que me salva de una resaca y, además, me da seguridad.
Escucho mal: vengo de familia de sordos, los agudos se me escapan y muchas veces no oigo el timbre del teléfono, tengo que poner la televisión más alta, y ya no soporto bien las películas dobladas porque me auxilio mucho de la vista en las conversaciones.
¡Ah! la vista..., no sé si es por la diabetes, por los ordenadores o por los ojos cansados que vamos teniendo los de una edad, pero ya necesito gafas de lejos y de cerca y como me hice hace unos seis años unas progresivas, percibo a ratos que también han caducado.
Ahora no me siento atractivo físicamente, considero que necesitaría, para conquistar a una mujer, que me oyera hablar en ingenioso; ahí está mi fuerte, porque aunque a veces me siento vigoroso, guapo y elegante suelen ser las menos, y cuando veo alguien más joven, o a mí mismo hace unos años, pierdo la competición.
A cambio de todas las anteriores mermas y temores me veo como alguien tranquilo y sabio, capaz de organizar y analizar con dictámenes valiosos, sé que voy a resolver bien.
Pero me fastidia algo en lo intelectual: a veces no encuentro las palabras tan pronto como quisiera y otras me levanto a buscar alguna cosa y me sorprendo a mí mismo preguntándome
 ¿a por qué voy?

 

viernes, 22 de diciembre de 2017

Pifostio catalán.

O la pelota está más en el tejado que nunca. Pero los catalanes tienen que vivir, hacer sus economías, cumplir los contratos, reproducirse...
Y están enfrentados, las filas se aprietan, todos se agrupan y ayer han ido masivamente a votar a la desesperada para ponerse enfrente.
Los míos y los suyos.
¿Quien cederá?
¿A alguien le han votado para ceder?
Sin embargo todos sabemos que para que un matrimonio funcione, para que un grupo de amigos funcione, para que un pueblo funcione, hay que ceder, hay que reconocer al otro como a una persona con la que se pueden hacer cosas conjuntamente. Y dialogar y tomárselo con humor, tratando de ponerse dentro de la camisa del adversario. Si fueran inteligentes comprenderían que la democracia les indica precisamente que eso es lo que tienen que hacer.
Ahí está la foto. Empate a votos. Nadie debería someterse, solo trabajar.
Salomón partiría al niño por la mitad.
¿Pero y si lo echan a una guerra civil y empatan también?
La única solución es tender puentes para la convivencia entre catalanes. Pero los políticos son especialistas en crear trincheras.
Mientras tanto los españoles y otros países seguiremos recibiendo empresas catalanas que seguirán huyendo por muchos años de ese pifostio.